Acoso escolar o bullying, un grave problema de violencia entre niños

El acoso escolar o bullying (intimidación en inglés) es un tema que por desgracia se ha convertido en noticia que abre muchos telediarios todas las semanas en los últimos años. Hoy en día han crecido exponencialmente los casos de niños víctimas en colegios de persecuciones y agresiones por parte de otros alumnos desde edades preocupantemente tempranas (se han detectado casos de acoso escolar en España en niños de 6 y 7 años). Por acoso escolar o bullying se entienden todas las  actitudes y acciones agresivas, el maltrato psicológico, verbal o físico intencionado y repetido a lo largo del tiempo de un niño o grupo de niños hacia otro menor.

Sillas de paseo
desde 28.71 €
Cunas de viaje
desde 16.90 €
Cambiador bebé
desde 9.90 €

Y mucho más en la tienda
Acoso escolar o bullying, un grave problema de violencia entre niños

El niño acosador utiliza las amenazas, los insultos, las agresiones físicas e incluso las vejaciones, para de esta forma intentar dominar al otro niño. Lo que sufre la víctima acosada puede llevarle a todo tipo de padecimientos, y en el caso extremo y más grave, incluso al suicidio.

Pero, ¿qué podemos hacer los padres frente a este grave problema? ¿cuáles son los síntomas que indican que un niño puede estar siendo acosado? ¿qué mecanismos tenemos para ayudar a un niño acosado? A continuación entraremos más en profundidad en estas cuestiones para intentar aclarar todas las dudas.

Tipos de acoso escolar

Existen diversos tipos de acoso escolar o bullying en función del tipo de agresión:

Acoso escolar físico

Consiste en la agresión directa física al niño o bien se denomina acoso indirecto cuando se producen daños materiales en los objetos personales de la víctima. Se da con más frecuencia entre niños de primaria que de secundaria.

Acoso escolar verbal

Es el más habitual entre niños ya que es el que menos rastro deja. A través de los insultos, motes, palabras vejatorias,…. se va minando poco a poco la autoestima de la víctima.

Acoso escolar psicológico

Son todas las amenazas que el acosador emite para provocar miedo en su víctima. Por ejemplo, con la coacción se pretende que la víctima realice acciones contra su voluntad para ejercer un dominio total sobre ésta.

Acoso escolar social:

Es la exclusión y aislamiento de la víctima por parte del agresor o agresores, los cuales impiden al niño acosado participar de las actividades normales de un niño de su edad. La finalidad es dejar completamente sólo y sin amigos al niño acosado.

Acoso escolar en España

En España las cifras de acoso escolar son alarmantes y desgraciadamente van en aumento año tras año. El bullying en España no sabe tampoco de clases sociales, afectando a todas ellas por igual, ya que encontramos niños acosados tanto en colegios privados de zonas de clase social alta como en los colegios públicos de barrios obreros.

Es una triste realidad que en nuestro país las agresiones cada vez son más fuertes y la edad de los acosadores cada vez es más baja, por estos motivos no debemos nunca bajar la guardia y siempre hay que estar atentos a las señales que emitan nuestros hijos al llegar de la guardería o el colegio.

La parte positiva de esto es que la sociedad española cada vez está más sensibilizada ante esta problemática y los padres son conscientes de que deben inculcar valores y respeto al prójimo desde que matriculan a su hijo en una guardería.

También las víctimas están comenzando a pedir ayuda en España, a denunciar, a no sufrir en silencio el acoso por vergüenza o el qué dirán, los niños acosados comienzan a hablar a sus padres y profesores, y esto es de gran ayuda para comenzar a erradicar el problema, aunque todavía transcurre un largo periodo de tiempo entre el comienzo del acoso y la denuncia (una media de un año).

Cómo saber si un niño es víctima de bullying en el colegio

Existen una serie de síntomas muy significativos en los niños que sufren bullying, que indican que pueden estar sufriendo acoso en el colegio. Los síntomas principales que nos ayudan a detectar acoso escolar son:

  • Miedo del niño a ir al colegio o incluso a salir a la calle.
  • Eludir cualquier tipo de actividad en grupo con otros niños con cualquier excusa.
  • Malestar físico por las mañanas antes de ir al colegio.
  • Pérdida o rotura de objetos personales en el colegio.
  • Miedo a acudir a las clases de gimnasia.
  • Cambios muy radicales en el estado de ánimo.
  • Tristeza y apatía.
  • Cambios de personalidad, el niño se vuelve mucho más callado y aislado, no cuenta nunca sus problemas.
  • Morderse las uñas cuando nunca antes lo había hecho.
  • Problemas de sueño, como dormir menos y peor o mojar la cama.
  • Marcas físicas, como contusiones, cardenales o pequeñas heridas no justificadas.
  • Cambios en los hábitos alimenticios: come menos o come compulsivamente….
  • Dolores de cabeza o abdominales.
  • Descenso del rendimiento escolar.
  • Estar en constante estado de alerta al salir a la calle.

En caso de detectar alguno de estos síntomas en nuestro hijo deberemos hablar con él y con el colegio para intentar averiguar qué está ocurriendo e informar de la situación.

¿Cuáles son las consecuencias del acoso escolar en las víctimas?

El acoso escolar produce en los niños víctimas de él importantes daños psicológicos que pueden dañar a su desarrollo futuro, tanto de la autoestima como de la personalidad. El bullying produce una serie de efectos perniciosos en la salud mental del niño, veamos a continuación algunos de los más importantes:

  • Ideas de autodañarse o incluso suicidarse.
  • Disminución de la autoestima.
  • Somatizaciones.
  • Disminución de la capacidad de concentración y atención.
  • Problemas de memoria.
  • Pesadillas.
  • Dificultad para conciliar el sueño e insomnio.
  • Depresión.
  • Ansiedad y nerviosismo.
  • Pensamientos obsesivos y recuerdos violentos.
  • Momentos de pánico ante estímulos asociados con el acoso.
  • Tristeza continua y apatía.
  • Aislamiento social, no querer salir de casa.
  • Irritabilidad.

Si como padres detectamos alguna de estas consecuencias o varias simultáneamente, lo primero que deberemos hacer es hablar con el niño y a continuación acudir a buscar ayuda psicológica especializada para intentar evitar que el problema se vuelva crónico y pueda causar daños irreparables en la personalidad y conducta del menor. Todo ello tan pronto como sea posible.

Es también muy importante hablar sobre el acoso escolar con nuestros hijos ya que les ayuda a entender en qué consiste, por qué es un grave problema, y cómo debemos actuar en caso de que nos ocurra o que le ocurra a un compañero.

Tronas bebé
desde 17.70 €
Sillas de coche para bebé
desde 30.11 €
Calientabiberones
desde 9.95 €

Y mucho más en la tienda