El azúcar en niños

Es por todos sabido que los niños, por naturaleza, prefieren alimentos de sabor dulce y rechazan sabores más fuertes como los ácidos o los amargos, les encanta todo lo dulce, y las empresas de alimentación lo saben. Esto no quiere decir que a los adultos no nos vuelvan también locos los dulces, pero es cierto que nuestro abanico de aceptación de sabores es mucho más amplio que el de un niño.

El azúcar en niños

Desde recién nacido, el niño se acostumbra a lo dulce, ya que la leche materna, debido a su contenido en lactosa, ofrece un característico sabor dulce. Otro factor que hace que los niños se inclinen desde que nacen por los alimentos con azúcar, es que estos proporcionan una gran cantidad de calorías, las cuales son necesarias para su crecimiento, por eso el niño demanda estos alimentos durante su periodo de crecimiento de forma natural.

Hay que destacar que los bebés menores de un año no necesitan azúcar durante su primer año de vida, por lo que es muy importante evitar proporcionarles alimentos azucarados de forma artificial. Hoy en día el azúcar está presente en una amplia gama de alimentos que consumen nuestros hijos, lo cual supone un claro perjuicio para su salud, ¿es el azúcar un veneno para nuestros hijos como muchos dicen? Veamos aquí algunas cuestiones que conviene saber para que podamos sacar nuestras propias conclusiones.

Los alimentos con más azúcar consumidos por niños

Durante todo el día nuestros hijos están expuestos a multitud de productos azucarados, por este motivo conviene tener presente cuáles son los alimentos con mayor contenido de azúcar que consumen nuestros hijos, para intentar de esta forma, reducir de forma notable su ingesta.

Si miramos las etiquetas de los productos que habitualmente compramos, encontraremos diversos ingredientes que no llevan explícito el nombre de azúcar, pero que lo son al 100%, como por ejemplo jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol, maltodextrina, etc.

A continuación enumeramos los alimentos cotidianos que consumen los niños con más azúcar:

Cereales

30 gramos de cereales proporcionan hasta 13 gramos de azúcares, una cantidad muy elevada. Los fabricantes de cereales añaden a estos, azúcar, jarabe de glucosa, fructosa, chocolate, miel, etc., para hacerlos más sabrosos y crujientes, convirtiéndoles en muchos casos en un auténtico veneno para la salud de nuestros hijos.

Cacao soluble.

Es una mezcla de azúcar y polvo de cacao desgrasado, junto con otros ingredientes como harinas, féculas, lactosa, aceites vegetales... Su contenido en azúcares equivale al propio azúcar, al ser este el ingrediente principal. Por cada ración de 20 gramos de cacao soluble se ingieren unos 15 gramos de azúcares. Se aconseja por lo tanto un consumo moderado de los cacaos solubles que tanto gustan a nuestros niños para desayunar y merendar.

Cremas de cacao para untar.

Sus ingredientes principales son azúcar o derivados como jarabe de glucosa, fructosa o jarabe de fructosa. Este alimento no debería estar presente en la dieta habitual del niño, ya que se considera como un dulce, cuyo consumo debe ser esporádico. Es mucho más saludable el consumo de un trozo de chocolate que contenga desde un 70% hasta un 85% de cacao.

Mermeladas.

Las mermeladas industriales se elaboran con un contenido mínimo de fruta (un 30%) y el azúcar se utiliza como elemento conservante. Conviene que el niño no abuse de estas mermeladas industriales, además, hoy en día existen en el mercado mermeladas mucho más saludables que contienen un 70%-80% de fruta (80 gramos de fruta por cada 100 gramos de producto) y el resto es azúcar.

Bebidas azucaradas como refrescos, zumos y bebidas para deportistas o isotónicas

El agua es el elemento más abundante de este tipo de bebidas, seguido por el azúcar. Los refrescos son los más azucarados, por ejemplo, una lata de refresco contiene el equivalente a tres sobres de azúcar. Las bebidas para deportistas presentan también un alto contenido en azúcares, lo que no las hace recomendables para los pequeños de la casa. Nada mejor que un zumo natural para evitar el consumo de todo este tipo de bebidas.

Las chucherías y todo tipo de golosinas y caramelos.

Sus ingredientes principales son una mezcla de azúcares y abundantes aditivos colorantes, por este motivo, su consumo habitual puede provocar malas digestiones e hinchazón abdominal, alteración en la flora del intestino, diarreas, estreñimiento, propensión a padecer infecciones de hongos y bacterias y caries.

Bebidas energéticas.

Están compuestas por cafeína, taurina y/o vitaminas, extractos de hierbas y gran cantidad de azúcar. Estas bebidas bajo ningún concepto deben ser consumidas por niños menores de doce años, ni tan siquiera probarlas, ya que en ellos el riesgo de intoxicación por cafeína es muy alto.

Yogures infantiles.

Los yogures infantiles contienen una media de 16 gramos de azúcar por unidad.

Consecuencias del alto consumo de azúcar en niños

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los adultos no se recomienda sobrepasar el 10% de nuestra ingesta energética con azúcares, lo cual equivale en una dieta normal a unos 50 gramos de azúcares de consumo diario. En el caso de los niños, no conviene nunca sobrepasar los 37 gramos diarios, lo que equivale más o menos a 7 cucharaditas de azúcar diarias. Hay que destacar que en el caso de los niños de entre 1 y 3 años, la ingesta de azúcar debe ser como máximo de unos 17 gramos al día.

El abuso de dulces en los niños tiene numerosos perjuicios, como por ejemplo la obesidad, la diabetes, la caries y los problemas cardiovasculares, pero veamos a continuación algunos de los más importantes:

Aumento del colesterol y los triglicéridos

Obesidad

Debido al gran aporte calórico del azúcar. Es hoy en día la patología infantil más numerosa e importante de los países desarrollados. La obesidad a su vez trae consigo problemas de corazón.

Diabetes

Un alto consumo de azúcar puede llegar a provocar diabetes en los niños.

Ausencia de valor nutricional

El azúcar carece de valor nutricional debido a que no tiene ni vitaminas ni minerales, solo aporta gran cantidad de calorías.

Subida de la presión arterial

Lo cual daña al corazón del niño.

Daños pancreáticos

Caries dentales

El alto consumo de azúcar es la principal causa de las caries en los niños. Llama la atención que cada vez se dan casos de caries en niños más pequeños, lo cual es alarmante y demuestra el excesivo consumo de azúcar en edades muy tempranas.

Hiperactividad, ansiedad y depresión

Cuatro horas después de ingerir azúcar, los niveles de en la sangre del azúcar bajan y la adrenalina sube, lo que genera en muchos niños momentos de impulsividad y una reducción de su capacidad de concentración, lo que a su vez conlleva un bajo rendimiento escolar.

Enfermedades cardiacas de todo tipo

Hamaca bebé
desde 5.99 €
Biberones
desde 0.45 €
Sacaleches
desde 9.99 €

Y mucho más en la tienda