Destete


El destete se produce cuando el bebé abandona por completo la ingesta de leche materna. No hay una edad recomendada para que esto ocurra, ya que hay tantas posibilidades como combinaciones de madres y niños existen sobre el planeta. Hay madres que nunca querrán dar el pecho, madres que aun queriendo dar el pecho no puedan, niños que rechacen el pecho, niños que sólo quieran tomar pecho, y así hasta casi el infinito. También al momento elegido para el destete le afectan factores externos diversos, como factores sociales y culturales.

Destete

Es por estos motivos que ningún especialista puede recomendar dejar el pecho materno a una u otra edad, todo está basado en un criterio personal, el momento que elija cada madre será el momento óptimo para el destete.

El destete provoca tanto en el niño como en la madre un cambio importante a nivel emocional, provocando posibles sentimientos de abandono para el bebé en el caso de que le hayamos amamantado durante mucho tiempo y sentimientos de frustración, pérdida y tristeza para la madre. Veamos a continuación los diferentes tipos de destete que se pueden producir.

Destete forzoso

Es el que se produce por causas de salud o separación, como por ejemplo una enfermedad grave tanto de la madre como del niño, un accidente, separación de madre e hijo, etc. En este caso, y al producirse el destete de forma precipitada y repentina, tanto madre como hijo necesitarán de mucho apoyo y comprensión.

De todas formas hay que destacar, para tranquilidad de muchas madres, que los medicamentos y las enfermedades que son incompatibles con la lactancia materna son muy pocos.

Destete voluntario

Es el destete que se produce bien por iniciativa del niño bien por iniciativa de la madre, los cuales de forma voluntaria deciden finalizar con el periodo de lactancia materna. Hay que recordar en este caso, que se trata de una opción personal y que por lo tanto se ha de respetar aunque no se comparta, ya que hay madres que deciden prolongar la lactancia hasta que el niño tiene varios años de edad y otras que deciden abandonar la lactancia en el primer o segundo mes de vida del bebé.

Destete por iniciativa del niño

Algunos niños un buen día deciden que no quieren mamar más y otros lo hacen de forma más paulatina, desinteresándose por la lactancia materna poco a poco, reduciendo su demanda hasta que finaliza por completo. Esto ocurre muchas veces por ejemplo, en el caso de un nuevo embarazo de la madre, que hace que su leche cambie tanto en volumen como en sabor, lo cual al niño que mama no le gusta mucho.

Destete por iniciativa de la madre

Existen múltiples factores por los que una madre puede decidir acabar con la lactancia natural, como razones emocionales, laborales, de salud, sociales, etc. Y esto puede pasar en cualquier momento, desde los primeros días de lactancia hasta pasados varios años, cada persona es un mundo. Sea como sea siempre que se pueda, conviene que el destete sea gradual y no de forma repentina, ya que este último puede provocar problemas de salud para la madre, como la mastitis entre otros y problemas emocionales para el bebé.

Destete natural

Si permitimos mamar a un niño tanto tiempo como quiera, éste acabará por destetarse él solo. Esto es lo que suele ocurrir de forma natural cuando el niño ha cumplido los 2 o 3 años de edad. En nuestra sociedad actual este periodo de tiempo no se prolonga tanto debido a factores culturales y sobre todo laborales, ya que la incorporación de la mujer al mundo laboral ha hecho que esto no sea posible y que por tanto el destete del bebé suela producirse antes.

La presión cultural y social en contra de la lactancia a partir del año de vida del niño, ha hecho que poco a poco en nuestra sociedad haya desaparecido la lactancia prolongada. Se ha extendido incluso la convicción de que a partir de una cierta edad la leche materna no alimenta al bebé o que incluso una lactancia prolongada afecta negativamente al desarrollo psicológico del niño. Existe la errónea creencia, como hemos dicho antes, de que a una determinada edad del niño la leche materna pierde sus propiedades nutritivas, lo cual es completamente falso, ya la leche materna no tiene rival, no existe ningún alimento que supere el valor nutritivo de la leche. La leche materna es el alimento más nutritivo que puede tomar un niño.

Destete progresivo

Una vez que se ha tomado la decisión de destetar al niño, el destete progresivo es el ideal, y consiste en llevar a cabo un destete gradual y poco a poco, reduciendo de forma paulatina el número de tomas diarias para que la leche se vaya retirando de los pechos de la madre y a la vez que el niño se vaya acostumbrando a otro tipo de alimentación, durante un proceso que podrá durar unos cuantos meses.

A nivel físico de la madre, si retiramos la lactancia de forma brusca, se puede provocar que padezca ingurgitación mamaria (pechos hinchados, duros y doloridos), obstrucciones, mastitis y abscesos (inflamación e infección de los pechos). Esto es debido a que en este caso, no se permite la adaptación de la mama a la disminución paulatina de la succión, cosa que sí ocurre en el destete progresivo, a menor succión, menor producción, hasta que ésta cesa.

Desde un punto de vista emocional en el bebé, el destete progresivo es mucho más beneficioso para él.

Destete nocturno

Muchas madres deciden comenzar el destete eliminando en primer lugar las tomas nocturnas. No existe una edad en concreto para llevarlo a cabo, depende de cada bebé, pero hay que tener en cuenta que a los 6 meses, la mayor parte de los bebés consumen suficientes calorías durante el día como para poder aguantar cinco o seis horas seguidas por la noche sin necesidad de comer.

Algunas pautas para llevar a cabo el destete nocturno son:

  • Si el niño se despierta por la noche y quiere mamar, se le pueden ofrecer alternativas como agua o cualquier otro alimento.
  • Es ideal que si se puede el padre colabore, asistiéndole cuando se despierte, para que deje de relacionar el despertar con el pecho de la madre.
  • Que el niño coma lo suficiente durante el día. Incluso le podemos ofrecer tomas extra al final del día.
  • Prestar más atención y darle más cariño a tu hijo cuando estéis juntos, para que se sienta más unido a ti y tenga menos necesidad de buscarte en mitad de la noche.

Cómo ayudar a llevar a cabo un destete

Veamos a continuación algunas sugerencias para ayudar a acelerar un destete:

Distraer al niño

La distracción del niños consiste en anticiparnos a la hora en la que el niño pide el pecho y darle alternativas a éste para que dirija su atención a algo nuevo que le guste, haciendo que poco a poco se vaya olvidando del momento pecho materno.

Sustitución de la alimentación

Sustituir la alimentación se basa en ofrecer comida o bebida al niño para evitar que pida el pecho por hambre.

Aplazamiento de la toma

El aplazamiento de la toma es para niños con los que ya se pueda negociar, y consiste en ofrecerle algo que le tenga feliz y tranquilo durante la espera de la toma, así estas esperas se podrán ir alargando poco a poco hasta el destete definitivo.

Destetar lenta y gradualmente

Esta técnica consiste en poniendo a tu hijo menos tiempo en cada pecho, o dándole una cantidad menor de leche en cada toma. También hay que prolongar los intervalos entre tomas, eliminando gradualmente las tomas de una en una.

Dar mucho cariño al niño

En cualquiera de los casos siempre es recomendable dar cariño al niño y prestarle una atención extra durante todo el proceso de destete.

Andador bebé
desde 3.11 €
Hamaca bebé
desde 5.99 €
Parque bebé
desde 5.76 €

Y mucho más en la tienda