Disfraz y guardería

A lo largo del curso escolar de nuestro hijo en la guardería, serán múltiples las ocasiones en las que tendrá que ir disfrazado, y decimos tendrá, porque en teoría nunca existe obligación de que el niño acuda disfrazado, pero ¿cómo va a ser nuestro pequeño el único que no se disfrace en su clase? Y momentos para el disfraz a lo largo del año no faltan, Navidad, Halloween, Carnaval, Fiestas locales, la fiesta del verano, festivales, etc., un no parar durante todo el curso.

Disfraz y guardería

El asunto del disfraz al principio puede ser divertido para algunos, pero llega a agobiar a muchos padres, puesto que hay que dedicar tiempo si confeccionamos nosotros el disfraz o bien dinero si optamos por comprarlo. Tras los años de paso de nuestro pequeño por la guardería, descubrimos que hemos acumulado en casa una gran cantidad de disfraces, consecuencia de varios años y muchas fiestas. Pero ¿a todos los niños les gusta disfrazarse? ¿es una tradición que ha existido siempre o es una nueva moda? ¿hasta qué punto los disfraces son por los padres en lugar de por los niños?

Los disfraces en las guarderías, ¿una nueva moda?

Podemos decir claramente que sí, los disfraces en las guarderías son una nueva moda. Siempre han existido, pero los que somos ahora padres podemos recordar que como mucho nos disfrazábamos para la función de Navidad, es decir, un día de todo el curso…. Hoy en día, ¿cuántos días tienen que ir disfrazados nuestros hijos a colegios y guarderías? Si los cálculos no nos fallan, mínimo Navidad, Carnavales, Halloween, Fiesta local y alguna que otra función especial que hagan en la guardería. Puede que nos estemos pasando un poco con este tema, o no, ya que como dice el dicho, para gustos los colores. Hay padres que desde que el niño es muy bebé disfrutan disfrazándole y otros que no se les pasa por la cabeza.

Y como toda nueva moda, el tema de los disfraces en las guarderías es un tema polémico del cual escuchamos todo tipo de opiniones, desde padres que disfrutan pensando de qué disfrazar a su pequeño y fabricarlo posteriormente, padres que no tienen ni tiempo ni ganas, padres que piensan que es una moda absurda que sólo les complica la vida, padres que prefieren comprar el disfraz en una tienda para invertir el mínimo tiempo en el tema, padres cosiendo el día antes de madrugada porque se les ha echado el tiempo encima … Pero ¿alguien ha preguntado si a los niños les gusta ir disfrazados? Pues hay para todos los gustos también, hay niños que les encanta y vivirían disfrazados y hay otros que ven un disfraz y salen corriendo, quizá sería interesante contemplar la posibilidad de preguntar al niño, sobre todo cuando tiene ya una determinada edad.

Con respecto al tema de disfrazar a los bebés, siempre será una opción de los padres, a los cuales les puede hacer gracia ver a su bebé disfrazado, ya que en este caso el niño no puede participar en la elección.

Cuando el disfraz lo confeccionas tú

En muchas ocasiones son los padres, y sobre todo sin ánimo de ser excluyentes, las madres y las abuelas, las que deciden por voluntad propia confeccionar el disfraz del niño para su fiesta en la guardería, bien por ahorrarse un dinero o bien porque les guste y tengan buena mano. Pero hay otros casos, de madres que no tienen esa buena mano y que se ven “obligadas” a confeccionar el disfraz porque directamente el niño tiene que ir disfrazado de algo que no existe ni se oferta en el mercado, es ahí cuando surge el “momento pánico” de esa madre que la costura no es lo suyo. ¿Qué solución queda en este caso? Pagar a una modista para que confeccione el disfraz de nuestro hijo, lo cual no suele ser barato. Es por esto que en muchos hogares se vive el tema disfraces en la guardería como una complicación en lugar de una diversión.

Hay otras escuelas infantiles en las que te permiten acudir disfrazado como el niño quiera, lo cual facilita mucho más el tema, o bien otras guarderías que promueven que los niños participen de forma directa en la confección del disfraz, lo cual es beneficioso tanto para los padres como para los niños, ya que fomenta su creatividad y su motricidad fina. Muchas guarderías, desgraciadamente no todas, intentan que los disfraces sean sencillos de confeccionar y baratos, incluso que se elaboren en la propia guardería por padres y abuelos voluntarios, que tienen tiempo y son mañosos.

Hoy en día y gracias a las nuevas tecnologías encontramos miles de ideas en internet para confeccionar un disfraz, los hay de todo tipo, para todos los gustos, para todos los presupuestos, desde los más básicos hasta los más complicados dignos del Carnaval de Tenerife. Una ayuda de este tipo nunca viene mal cuando las ideas empiezan a escasear.

Comprar los disfraces

Si lo nuestro no es el corte y confección, ni tenemos ganas ni tiempo de hacer un disfraz para nuestro hijo, no nos queda otra opción que acudir a una tienda a comprar el disfraz que en el colegio nos hayan pedido. Existen múltiples opciones de comercios en los que adquirir un disfraz para un niño y por lo tanto también múltiples precios para los disfraces. Veamos aquí las diversas opciones para comprar el disfraz:

Tiendas especializadas

Son tiendas especializadas en disfraces en las que nos aconsejarán profesionales del sector y en la que vamos a recibir una atención mucho más personalizada.

Grandes almacenes

Tienen disfraces de calidad y también una gran variedad, pero no están especializados, por lo que en muchos casos no nos sabrán asesorar como nos gustaría.

Tiendas 'todo a cien'

Hoy en día 'todo a un euro': que en realidad poco tienen a un euro, pero es el nombre por el que se las conoce. Estas tiendas tienen una amplia oferta de disfraces, de no muy buena calidad pero a un precio muy económico. Será difícil que en este tipo de tiendas no encontremos el disfraz que estamos buscando, ya que tienen muy en cuenta la época del año en la que nos encontramos para ofertar el tipo de disfraz que necesitamos.

Tiendas online

En internet ya sí que encontramos absolutamente cualquier disfraz y de cualquier precio y calidad. El único inconveniente de comprar disfraces por internet es el tiempo de entrega, que conviene tener en cuenta antes de realizar la compra y que al no poder probar al niño el disfraz, podemos equivocarnos con la talla.