Guarderías nocturnas y guarderías por horas

Un nuevo concepto de guardería

Las necesidades de los padres actuales no tienen nada que ver con las de las familias de hace algunos años, y distan un mundo, de las necesidades de los padres de mediados del siglo XX, cuando el cuidado del hijo estaba encomendado en su totalidad a la mujer, dejando ésta de lado su vida profesional y laboral.

Guarderías nocturnas y guarderías por horas

Desde la incorporación plena de la mujer al mundo laboral, no hace tantos años, es desde cuando tiene lugar el mayor auge y demanda de guarderías para el cuidado de los más pequeños, los cuales ya no pueden quedarse a cargo de la madre en el hogar. Pero es en los últimos años cuando surge una nueva demanda social nacida de los cambios en los hábitos de padres y madres y de la incorporación de la mujer a puestos de trabajo con horarios nocturnos. De esta forma aparecen en nuestras ciudades las guarderías por horas y las guarderías nocturnas, bien para familias que trabajan en horario nocturno o para padres y madres que no trabajan pero que sí necesitan disponer de tiempo libre, tanto durante el día como por la noche. Veamos a continuación con más detalle cómo es el funcionamiento de este tipo de guarderías.

Guarderías por horas

La figura de la guardería por horas surge relativamente hace poco, al detectarse una demanda creciente de padres que cuidan de sus peques en casa, o bien se los dejan a familiares cercanos, pero que de vez en cuando necesitan, tanto ellos como sus familiares, un tiempo para ellos mismos. Existe una amplia oferta en todas las ciudades de nuestro país de escuelas infantiles en las que podrás dejar a tu peque durante un tiempo determinado, teniendo la confianza plena que te ofrece una guardería con todos los medios necesarios y los profesionales adecuados y preparados para que tu niño esté perfectamente cuidado.

Además, el dejar a tu hijo en la guardería, aunque sean sólo unas horas, será un factor muy positivo para que comience a socializar con niños de su edad y salga del entorno del hogar en el cual muchas veces tendemos a sobreprotegerle, siendo esto muy recomendable sobre todo en niños de 2 años en adelante.

Las guarderías por horas suelen tener un horario de apertura más prolongado, siendo éste normalmente de siete de la mañana a nueve de la noche, ofreciendo de esta manera un servicio por horas muy amplio, con desayuno y/o cena si así se desea.

Existen dos tipos de lugares donde podemos dejar al niño durante unas horas, pero son diferentes y conviene distinguirlos:

  • Ludoteca. Es un centro de juego pensado para que el niño acuda unas horas y aprenda jugando. Está pensada para niños a partir de cinco o seis años, que tienen cierta autonomía y no tienen tanto miedo a quedarse solos, como ocurre con los más pequeños.
  • Centro de educación infantil o Guardería. Es el lugar más adecuado para dejar a los más pequeños, ya que cuentan con profesionales formados en atención a bebés y por poseer unas instalaciones pensadas exclusivamente para atender al niño durante un buen número de horas.

Guarderías 24 horas y guarderías nocturnas

Las guarderías 24 horas, que abren sus instalaciones durante todo el día, han surgido en los últimos años para cubrir una demanda que cada vez se da más en nuestro país, atendiendo así las necesidades de padres que trabajan de noche, a turnos o que simplemente quieren disfrutar del ocio nocturno durante el fin de semana dejando a sus hijos bien atendidos en manos de profesionales sin que la maternidad o paternidad sea un problema. Aunque todo sea dicho, la demanda ha aumentado, pero todavía no es suficientemente significativa, ya que los padres prefieren tirar de familiares o bien renunciar a cierto tipo de planes de ocio nocturno desde el mismo momento en que el niño nace. También hay que tener en cuenta, que al ser un servicio excepcional, el coste de un servicio nocturno de guardería es bastante elevado, lo cual hace que muchas familias no puedan optar a él.

Si decidimos dejar una noche al niño en una guardería nocturna, no hay que olvidar nunca sus necesidades, por lo que siempre es recomendable, antes de dejarle a dormir en esa guardería en la que no ha estado nunca, que el niño tenga un periodo de adaptación, tanto del lugar como de sus cuidadores, algún día previo, para que de esta forma no le resulte extraño ni el entorno ni el personal. En el caso de que el niño estuviera matriculado previamente y durante el día en la escuela infantil, este problema desaparecería al instante.

Las guarderías 24 horas ofrecen de esta manera horarios flexibles, pero siempre pensando en el niño y sin perjudicar su correcto desarrollo. Para ello, hay que tener en cuenta las necesidades y características de cada niño, y los padres son los primeros que deben conocer a su hijo y saber si pueden dejarle o no en un centro infantil nocturno.

Aspectos a tener en cuenta en las guarderías nocturnas

Quiénes son los usuarios de las guarderías nocturnas

Hay dos grupos de usuarios principales, bien los padres que trabajan por la noche o bien los padres que no tienen nadie cercano con quién dejar a sus hijos y que por lo tanto normalmente no se pueden permitir una salida puntual nocturna. Siendo, este segundo grupo, y curiosamente, más abundante que el primero.

Horario de las guarderías nocturnas

En general, el servicio nocturno comienza sobre las 20:00 y las 21:00 horas y suele estar activo de lunes a viernes para padres trabajadores y en fin de semana si están enfocadas a padres que quieren salir por la noche. Una vez pasadas las 12 de la noche, solo vuelven a abrir las puertas a la mañana siguiente, evitando de esta forma que haya ruidos y movimientos durante la madrugada, que impidan el descanso de los pequeños.

Edades a las que están dirigidas

Normalmente se centran en niños de 0 a 6 años, aceptando también a niños de hasta 12 años. Los padres que usan con más frecuencia este servicio tienen hijos de 2 a 5 años.

Servicios que ofrecen las guarderías nocturnas

El principal es el cuidado y custodia del niño. También ofrecen servicios como actividades de entretenimiento, cena, desayuno y cama o cuna adecuada para dormir. Cabe destacar que incluso hay escuelas infantiles que proporcionan un servicio de transporte que lleva a los niños a sus casas.