Guarderías de verano

Todos los veranos los padres que trabajan se encuentran con el mismo problema, ¿dónde dejo a mi pequeño los días o meses que la guardería cierra? Esta situación se ve agravada cuando los padres no tienen ningún tipo de familiar con el que dejar al niño, ya que ésta es la solución a la que la mayor parte de los padres recurre. Hoy en día existen, tanto desde el ámbito público como desde el privado, soluciones diversas a esta problemática, aunque si nos decantamos por un centro público, siempre suele ser más complicado conseguir plaza, variando esta dificultad en función de la provincia en la que nos encontremos. Las guarderías para el verano son cada vez más demandadas, ya que los padres no siempre pueden cogerse las vacaciones durante el mes de julio o agosto, ni mucho menos la gran cantidad de días en los que los niños no tienen clases. Veamos a continuación algunas de las opciones que tenemos para cubrir los días de verano en los que necesitamos dejar a nuestros peques en un centro infantil.

Guarderías de verano

Guarderías privadas para el verano

Cada vez son un mayor número las guarderías privadas que ofertan actividades para niños de 0 a 6 años durante los meses de verano, debido a que la demanda de este tipo de servicios ha crecido exponencialmente en los últimos años. Hoy en día no es como hace años, cuando durante el mes de agosto se quedaban desiertas las ciudades (especialmente las grandes ciudades donde más gente trabaja como Madrid o Barcelona), las empresas y los colegios, ya no todo el mundo puede coger sus días de vacaciones en julio o en agosto, y si tenemos niños a nuestro cargo esto se convierte en un auténtico problema.

Cada vez son más los centros privados que cuelgan el cartel de 'abierto por vacaciones', ofreciendo todo tipo de actividades y un horario muy amplio que suele ser el mismo del curso escolar. Muchas escuelas privadas ofrecen una amplia gama de servicios lúdicos en función del rango de edad, así como instalaciones muy adecuadas para los meses de más calor, como piscina o jardines con amplias zonas de sombra, talleres de todo tipo, etc.

Normalmente, durante estos meses de verano y sobre todo para los niños más mayores, se intenta realizar actividades diferentes a las del curso, como por ejemplo juegos con agua, bailes, pintura y música, talleres al aire libre, etc., generando de esta forma un ambiente muy lúdico y propio de una época de descanso como es el verano.

Muchas de estas escuelas infantiles privadas, también nos ofrecen estos campamentos urbanos de verano en idiomas, aprendiendo una lengua a la vez que los pequeños se divierten.

Guarderías públicas para el verano

En la mayor parte de las regiones de España, las escuelas de primer y segundo ciclo de Educación Infantil están abiertas durante once meses al año, de septiembre a julio, ambos inclusive. Tienen vacaciones de Navidad, Semana Santa y el mes de agosto. Pero en algunas provincias, existe la posibilidad de dejar a nuestro hijo de entre 0 y 6 años en un servicio de guardería de verano, durante los meses de julio y agosto. En estos meses estivales, los niños realizan actividades lúdicas adecuadas a sus edades. Los horarios varían por provincia y por centro, pero normalmente es posible dejar a los niños de lunes a viernes de 8:00 a 17:00 horas, y siempre con servicio de comedor incluido para los padres que lo necesiten.

El servicio de guardería pública para el verano no ofrece la misma cantidad de servicios que una guardería privada, pero es una opción mucho más económica y también de gran calidad, debido a que todos los profesionales que trabajan durante estos meses de verano están perfectamente cualificados y cuentan con la titulación requerida para cuidar de los pequeños.

Campamentos urbanos

Otra opción de la que disponemos para niños algo más mayores, de entre 3 y 6 años, es la de un campamento urbano, el cual puede ser público o privado y siempre ubicado en la ciudad, de ahí su nombre. Los campamentos urbanos públicos suelen estar ubicados en Centros Culturales, colegios públicos y polideportivos, sus precios son muy asequibles y cuentan con todos los servicios necesarios para que el niño pase una estancia amena y muy bien cuidado. El funcionamiento es similar al de las guarderías, aunque con actividades dirigidas a niños de mayor edad.

Si preferimos que nuestros hijos desarrollen una actividad en concreto durante el verano, o bien que cuenten con determinadas instalaciones, deberemos decantarnos por un campamento urbano privado. Hoy en día estos campamentos se llevan a cabo en todo tipo de lugares:

Colegios concertados y privados

Donde desarrollan múltiples actividades lúdicas, muchas veces acompañadas de idiomas y de actividades en piscina en aquellos centros que tienen esta instalación.

Academias de idiomas

En donde de una forma divertida y a través del juego se puede aprovechar el verano para aprender un idioma.

Escuelas de arte

En donde se pueden impartir campamentos temáticos, como de música, de pintura, expresión corporal, danza, etc.

Teatros

En donde se imparten campamentos teatrales.

Escuelas tecnológicas

Campamentos de robótica, de informática…..

Centros deportivos

En donde todos los campamentos están enfocados a desarrollar una o varias actividades deportivas.

Museos

De todo tipo, como por ejemplo el caso de los museos científicos, donde los niños se convierten en pequeños científicos gracias a juegos, talleres y manualidades de todo tipo.

Y muchos más…..

¿Son buenas las guarderías de verano para los niños?

Siempre que el niño se sienta a gusto y vaya contento, al igual que el resto del curso, será beneficioso para él, ya que en las guarderías de verano se realizan actividades y juegos programados muy beneficiosos para su desarrollo, tanto físico como psíquico. Esto es mucho mejor que la opción de que el niño se quede en casa 'colocado' con algún familiar, viendo la tele o con dispositivos tecnológicos para mantenerle entretenido. No obstante siempre hay que tener cuidado en no sobrecargar a los pequeños con demasiadas actividades, ya que también necesitan su merecido descanso estival.

También hay que tener en cuenta, que aunque no podamos estar con los peques gran parte del verano, estos necesitan al menos un mes de desconexión de guarderías y escuelas de educación infantil, sea el mes que sea, siendo muy importante que puedan pasar junto a sus padres unos días de descanso, en el lugar que sea, ya que en este caso lo importante no es salir fuera del lugar de residencia, sino el estar juntos jugando o paseando. Los niños no demandan siempre estar fuera de su entorno, la mayor parte de las ocasiones son felices estando en casa jugando con sus juguetes y acompañados de sus padres.