Esquiar en familia


El esquí es uno de los deportes más completos que los niños pueden practicar desde edades muy tempranas (lo ideal es comenzar entre 4 y 5 años), ya que además de las múltiples ventajas que la práctica de este deporte les proporciona a nivel físico, es una actividad muy divertida que les permite estar en contacto con la naturaleza y hacerles más sensibles sobre la importancia de cuidar nuestro entorno.

Esquiar en familia

Lo más importante a la hora de que un niño se inicie en el este deporte es que se divierta, ya que si lo convertimos en algo forzoso o incómodo para el pequeño, acabará aborreciéndolo. Es básico para que lo anterior no ocurra, que los primeros pasos del niño en el esquí estén guiados por un profesional, el cual se adaptará al físico y al carácter de cada niño, inculcándole el amor por el deporte blanco desde el comienzo.

Afortunadamente, tenemos un país que nos brinda una importante oferta de estaciones de esquí, lo que nos permite de forma fácil y cómoda desplazarnos a éstas y practicar este deporte en familia. Los niños disfrutan mucho deslizándose por las pistas con sus padres, hermanos y amigos, es un deporte muy social y muy divertido. Las estaciones se están enfocando cada vez más al turismo familiar y para ello ponen a disposición de sus clientes, una amplia oferta de instalaciones y actividades para los más pequeños.

Si queremos que nuestro hijo sea un amante de este deporte tan completo, tendremos que cuidar mucho cómo es su iniciación en él, teniendo en cuenta para ello factores básicos como que comience a una edad adecuada, con un profesor cualificado, con el equipo óptimo para que no pase frio, y bajo ningún concepto, forzarle a que esquíe si no quiere.

Edad recomendada para comenzar la práctica del esquí

La edad ideal para comenzar a esquiar son los 4 o 5 años, variando en función de las características tanto físicas como psicológicas del niño, ya que antes de esta edad no es recomendable debido a que los niños no han desarrollado sus habilidades psicomotrices. Un niño menor de cuatro años todavía no tiene ni el equilibrio ni la motricidad suficientes para la práctica de este deporte de forma segura.

Antes de esta edad se recomienda que los niños jueguen en jardines de nieve habilitados para ellos, con muñecos y diversos juegos, para que de esta forma, se vayan familiarizando con la nieve, su textura, la sensación de frio, que la vean como algo lúdico y divertido, que es lo que tendrá que ser, ahora y siempre. En estos jardines de nieve para menores de cuatro años, los monitores especializados que allí se encuentran, juegan con ellos, les calzan esquís como parte del juego para que sientan la sensación de deslizarse, y les cuidan mientras sus padres pueden practicar el deporte.

Beneficios de la práctica del esquí en niños

Son múltiples los beneficios que el esquí aporta a los pequeños de la casa, veamos a continuación los más importantes:

  • Se practica en la naturaleza, lejos de la contaminación de la ciudad, lo que ya es en sí un gran beneficio.
  • Tonifica los músculos, ya que se trabajan muchos, desde el tronco a la zona de espalda y hombros, los abdominales y las piernas, en constante flexión y extensión (sobre todo se ven beneficiados los cuádriceps, las pantorrillas y los glúteos).
  • Refuerza el sistema inmunitario y protege de muchas enfermedades.
  • Fortalece las articulaciones.
  • Previene contra las enfermedades cardiovasculares y mejora el sistema respiratorio.
  • Mejora la concentración ya que les obliga a estar atentos a todos los detalles.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación.
  • Favorece las relaciones sociales, ya que es un deporte que se puede practicar en compañía de familiares y amigos, fomentando valores como el trabajo en equipo, la solidaridad y la competición.
  • Reduce la irritación, el nerviosismo y la ansiedad.
  • Mejora el estado de ánimo y la autoestima.
  • Mejora la orientación espacio-temporal.

Consejos para esquiar con niños

Edad

Como ya hemos comentado anteriormente no conviene que el niño comience con la práctica del esquí antes de los 4 o 5 años. Antes de esta edad pueden jugar en la nieve e ir familiarizándose con ella.

Clima

Sobre todo al principio, es recomendable evitar los días de frío intenso y escasa visibilidad, ya que los pequeños pueden tener una mala experiencia que les haga no querer volver a esquiar en mucho tiempo.

Equipo y vestimenta

Los niños deben llevar siempre gafas de sol homologadas y usar crema protectora en la cara y barra de cacao con protección en los labios. Hay que llevar la ropa adecuada para que el niño nunca pase frio, y conviene que esta ropa sea impermeable y no les cale, ya que les encanta jugar tirados sobre la nieve. Otra pieza que no debe faltar son unos guantes o manoplas, siendo más recomendable estas últimas debido a que son más fáciles de poner y a que son más calientes al tener todos los dedos juntos.

Protecciones

El casco y la tortuga o protector de espalda son elementos indispensables para su seguridad. El casco además de brindarles más calor que un gorro les ofrece una protección básica. El uso de la tortuga o protector de espalda es muy recomendable, ya que previene de posibles lesiones de espalda.

Clases de esquí

La eterna duda de muchos padres es que si sus hijos deben ir a clases de esquí o por el contrario ellos mismos pueden enseñarles. El consejo claro y obvio es que el aprendizaje de los niños debe dejarse en manos de un profesional, lo cual no quita que después de la clase los padres puedan disfrutar de la nieve junto a sus hijos y comprobar sus progresos. Los profesores poseen conocimientos y técnicas de las que carecemos los esquiadores.

A la hora de elegir entre una clase colectiva o una clase individual, el presupuesto y el carácter del niño tendrán mucho que ver en la decisión que tomen los padres. Siempre que se pueda económicamente, es muy recomendable que los pequeños tengan su primera toma de contacto con la nieve de forma individualizada y personalizada, ya que la atención que el monitor le puede brindar es total.

Estaciones de esquí para niños en la península

Cualquier estación de esquí española es apta para que los más pequeños comiencen a disfrutar del deporte blanco, pero es cierto que algunas de ellas prestan más atención a las familias, brindándoles más oportunidades para que todos ellos pasen unos días inolvidables en la nieve. Veamos a continuación algunas de ellas:

Baqueira Beret (Lérida)

Pone al servicio de las familias cuatro parques infantiles, con personal cualificado, situados en diversas zonas de la estación, uno de ellos funciona como guardería, ya que está destinado a bebés entre 3 meses y 2 años y medio de edad. También el Valle de Arán ofrece un gran surtido de actividades de apreski, muchas de ellas ideales para realizar en familia, como paseos a caballo o en trineo de perros, sin olvidarnos de su más que extensa oferta gastronómica de bares y restaurantes que harán las delicias de grandes y pequeños.

Candanchú (Huesca)

Situada en el Pirineo Aragonés cuenta con un jardín de nieve con cabaña y zona exterior, para los pequeños esquiadores de entre 2 y 7 años, en el cual pueden tener su primer contacto con la nieve guiados por monitores y cuidadores para los más chiquitines. Un lugar ideal para divertirse y aprender disfrutando de la nieve. También Candanchú ofrece una zona para trineos totalmente preparada y acotada para ello y diversas actividades infantiles y familiares, como excursiones, hinchables, etc.

Sierra Nevada (Granada)

Situada en el Parque Natural de Sierra Nevada cuenta con muchos servicios para que los niños pasen unos días muy divertidos en la nieve. Para ello, ponen a su disposición, una pista de raquetas de nieve para pasear, un circuito de moto infantil para pilotar motos de nieve y un gran parque de actividades en el que los niños pueden patinar sobre hielo, dejarse caer subidos en ruedas hinchables por toboganes (tubbing), saltar en castillos hinchables y subirse a un trineo ruso.

Formigal (Huesca)

Situada en el corazón del Valle de Tena, ofrece para las familias una pista de trineos, un circuito de raquetas de nieve y un jardín de nieve supervisado por profesionales con todo tipo de juegos, así como un área llamada el Bosque Animado, en la cual los niños pueden conocer los animales que habitan en el valle de Tena. También en la zona de Anayet Kids, realizan divertidos talleres de todo tipo.

Grandvalira (Andorra)

Esta estación brinda diversos servicios para los pequeños esquiadores, destacando sus tres circuitos infantiles para niños de hasta 12 años, con divertidos y coloridos obstáculos a sortear que encontrarán durante el recorrido. También cuentan con un gimnasio cubierto, un jardín de nieve para los más pequeños, motos y raquetas de nieve, toboganes de nieve por los que deslizarse en un hinchable, trineos de perros, etc.

La Molina (Gerona)

Esta estación gerundense ofrece diversas actividades para niños, como el Snake-Gliss, un tren formado por trineos articulados destinado para peques a partir de 3 años, así como una zona de juegos para trineos, excursiones en máquina pisanieves, pista de tubbing, motos de nieve, raquetas de nieve, parque de aventura en los árboles, etc.

Panticosa (Huesca)

Esta pequeña estación del Pirineo Aragonés pone al servicio de las familias un jardín de nieve para niños de a partir de dos años, gymkanas por la estación, el Bosque Animado, con sorpresas y diversión para los más pequeños, raquetas de nieve, trineos, etc.

Hamaca bebé
desde 5.99 €
Parque bebé
desde 5.76 €
Cambiador bebé
desde 5.99 €

Y mucho más en la tienda