Mi bebe ronca


Los ronquidos son sonidos más o menos fuertes que se emiten durante el sueño y que tienen mayor intensidad que los procedentes de una respiración normal mientras se duerme. Nunca nos hubiéramos podido imaginar que algo tan pequeño, tan dulce, tan frágil, pudiera emitir tan sonoros ruidos durante el sueño, es muy raro hacerse a la idea de que mi bebé ronca, no es algo habitual, pero sí es algo normal y en la mayor parte de los casos un tema más molesto que preocupante.

Mi bebe ronca

El problema de los ronquidos en los bebés se debe a que les cuesta respirar mientras duermen debido a que tienen taponada la nariz por múltiples motivos, uno de los más comunes, el resfriado, el cual hace que nuestro hijo tenga muchos mocos que le impiden realizar una correcta respiración. Un catarro obstruye parcialmente las vías respiratorias y en pocos días, en cuanto mejora el niño, deja de roncar. Lo aconsejable es intentar mantener las vías respiratorias despejadas, mediante lavados nasales, sobre todo antes de dormir.

Es importante saber que los ronquidos en los niños, si se mantienen en el tiempo, pueden afectar negativamente a la calidad del sueño de estos y a su descanso, lo cual hará que durante el día nuestro hijo esté mucho más cansado e irritable. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), uno de cada diez niños ronca de manera habitual, es decir, a diario y de forma continuada en el tiempo sin causa aparente (sin presencia de catarros). Es sobre todo en estos casos cuando deberemos acudir al pediatra en busca de un diagnóstico exacto.

¿Cuándo los ronquidos en los bebés dejan de ser algo normal?

Los ronquidos en los niños y bebés, en su mayoría, no van a asociados a ningún tipo de problema importante, no obstante conviene saber y diferenciar el momento en que el ronquido pasa de ser algo anecdótico y molesto para la familia, cada vez que oimos el ronquido por la noche, incluso a través del aparato vigilabebés, a un problema de salud que hay que tratar convenientemente.

Podemos decir que un bebé ronca cuando tiene lugar durante más de tres días a la semana durante más de tres semanas, sin que el niño presente infecciones en las vías respiratorias superiores y sin asociarse a apnea o a trastornos como sonambulismo, terrores nocturnos... En estos casos este ronquido suele ir asociado a problemas y conviene acudir al pediatra para seguir un tratamiento. Si nuestro bebé ronca de esta manera, debemos de saber que habitualmente la incidencia máxima del ronquido se dará entre los dos o tres años de edad y comenzará a disminuir de forma natural hacia los nueve años.

Los ronquidos habituales hacen que el niño no descanse correctamente durante la noche y esto afectará de forma muy negativa a su comportamiento y a su estado de ánimo durante el día, pudiendo también alterar las funciones cognitivas y la memoria. Por eso es tan importante acudir al pediatra en caso de detectar ronquidos de forma habitual.

Por el contrario, el ronquido eventual del niño o bebé es el que se produce cuando está constipado o tiene otro problema respiratorio puntual. Este tipo de ronquido nunca es síntoma de un trastorno respiratorio del sueño y debemos estar tranquilos ante su presencia.

Señales de alerta que indican un posible problema

Existen unas señales claras y características que indican que tu hijo padece ronquidos asociados a alguna patología y por lo tanto conviene acudir al pediatra para su diagnóstico. Las señales más importantes que vamos a detectar son las siguientes:

  • Ronquidos fuertes durante toda la noche.
  • Respiraciones interrumpidas durante el sueño.
  • Intranquilidad del bebé mientras duerme.
  • Dormir en posiciones anormales y extrañas.
  • Hacerse pipí en la cama después de seis meses sin haberlo hecho.
  • Dolores de cabeza por las mañanas.
  • Dormirse en el colegio durante el horario escolar.
  • Irritabilidad durante el día.
  • Respirar por la boca.
  • Parecer adormecido durante el día.
  • Hiperactividad.

Causas de los ronquidos en los bebés y niños

Como hemos comentado anteriormente existen diversos motivos que pueden hacer que nuestro bebé emita sonoros ronquidos mientras duerme, veamos a continuación algunos de los más habituales:

  • La principal causa de los ronquidos en los niños se produce cuando padecen un catarro o resfriado. En este caso se agrandan las amígdalas y adenoides o vegetaciones. Estas últimas son pequeños nódulos de tejido linfático situados detrás de la nariz en la nasofaringe. Las amígdalas pueden hincharse por varios factores  como infecciones bacterianas o virales, frío y contaminación. Las amígdalas o adenoides más grandes bloquean el paso del aire, lo cual obliga al bebé a dormir con la boca abierta favoreciendo los ronquidos.
  • Padecer vegetaciones.
  • Desviación del tabique nasal.
  • En aproximadamente el 20% de los bebés que roncan, el ronquido es un síntoma del síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño, un trastorno respiratorio que se produce durante el sueño del bebé y que se caracteriza por producir una obstrucción total o parcial de la vía aérea superior de forma intermitente y que altera la ventilación normal durante el sueño y los patrones normales de éste. En estos casos, el ronquido suele ir acompañado de otros síntomas, como dejar de respirar durante algunos segundos durante el sueño o movimientos agitados mientras duerme, sudar mucho, o adoptar posturas extrañas en la cuna al dormir. Si este trastorno se produce en niños de más edad, también podrán tener un bajo rendimiento en el colegio, déficit de atención, enuresis nocturna y poco o nulo apetito. Si observamos alguno o varios de estos síntomas conviene acudir al pediatra para que nos indique qué tratamiento seguir.
  • Anomalías en la forma de la cavidad bucal y la mandíbula.
  • Rinitis infecciosa o alérgica, el asma y las regurgitaciones de alimento.
  • Exposición al humo del tabaco. El bebé hijo de madre fumadora durante su primer año de vida multiplica por dos el riesgo de sufrir de ronquidos y por cuatro el riesgo de padecer enfermedades respiratorias.
  • Alergias. En los últimos años se ha comprobado que existe una relación directa entre  los ronquidos de los bebés y las alergias. Si tu hijo ronca por las noches sin causa aparente, podría ser una señal de que padeciera algún tipo de alergia. Por este motivo conviene consultar con el pediatra lo antes posible para que ponga a nuestro hijo el tratamiento adecuado.

Soluciones a los ronquidos en niños y bebés

Ahora que ya conocemos las causas del por qué nuestro bebé ronca, veamos a continuación algunas posibles soluciones que harán nuestras noches mucho más llevaderas.

En los casos más graves de ronquidos habituales hay que acudir al pediatra para que mande al niño el tratamiento adecuado y específico en función de su problema en concreto.

En los casos de ronquidos eventuales, provocados por catarros, existen algunos trucos:

Temperatura y humedad

Mantener la temperatura y la humedad adecuadas en la habitación del niño. En zonas de ambiente muy seco es conveniente utilizar un humidificador. La temperatura de la habitación del bebé nunca debe superar los 22ºC ni ser inferior a 18ºC.

Nariz limpia

Mantener la nariz de nuestro hijo siempre limpia, con suero fisiológico, con aspiradores nasales o con una pera de goma.

Ejercicios de respiración

Enseñar a los niños, a partir de una determinada edad, a realizar ejercicios de respiración, ya que hay muchos que no saben respirar adecuadamente.

Homeopatia infantil

Para el tratamiento de las vegetaciones y de las amígdalas se puede recurrir a la homeopatía infantil, por ejemplo el nigrum grosella o los escaramujos funcionan muy bien.

Dormir de lado

Al dormir de lado el estrechamiento del fondo de la boca es menos pronunciado, reduciendo así la posibilidad de roncar.

Más almohadas

Dormir sobre almohadas extra para mantener abierto el conducto de aire.

Vapores de eucalipto

Respirar vapor de eucalipto, facilitará que la respiración por la vía nasal esté libre, combatiendo los ronquidos.

Sacaleches
desde 9.99 €
Andador bebé
desde 3.11 €
Hamaca bebé
desde 5.99 €

Y mucho más en la tienda