Piojos en niños


Los piojos en los niños son uno de los mayores temores de los padres cuando comienza el curso escolar. En esta época se produce una pequeña revolución en el hogar, para los más mayores es momento de mochilas, libros, cuadernos, nervios, y para los más pequeños que comienzan por primera vez la guardería, llega el momento de separarse de sus padres y conocer nuevos amigos y lugares... En este momento comienza también, para horror de muchos padres, la lucha contra los desagradables e incómodos piojos, aunque hay que saber que no suponen ningún tipo de riesgo para la salud de los niños.

Piojos en niños

Los piojos, cuyo nombre científico es Phthiraptera, son unos diminutos insectos (miden entre 0,5 y 8 mm. de adultos) que no vuelan ni saltan y que se alimentan de la sangre del infectado. Sus huevos, puestos a cientos, reciben el nombre de liendres, las cuales son realmente complicadas de ver y localizar. Al hecho de tener piojos se le denomina pediculosis. Analicemos a continuación más las causas y los remedios para erradicar a estos bichitos de las cabezas de los niños.

Cómo reconocer si un niño tiene piojos

Los síntomas de que los pijos están en el niño son claros, se rasca la cabeza, pero no obstante hay niños que no manifiestan picor, o que se acostumbran a ello y por lo tanto que no se rascan. Es por esto que no conviene bajar la guardia en ningún momento y revisar periódicamente la cabeza del niño independientemente de si se rasca o no. También hay que tener en cuenta que los síntomas pueden tardar hasta cuatro semanas en aparecer, en cuyo caso cuando nos demos cuenta el niño estará ya plagado de estos molestos intrusos.

Las zonas de la cabeza más habituales donde suelen instalarse estos bichitos y por lo tanto donde los pequeños se rascan más, son detrás de las orejas y en la nuca. En algunas ocasiones puede incluso aparecer caspa o distintas alergias en el cuero cabelludo, un indicador claro de que existen piojos.

En algunos casos, el picor intenso puede generar como consecuencia que se lastime el cuero cabelludo al rascarse de forma continua, fuerte e impulsiva.

Una vez que pensamos que el niño puede tener piojos, conviene que avisemos de inmediato a la guardería para tratar de evitar un mayor número de contagios y que le revisemos a conciencia la cabeza con una lendrera o peine antipiojos para comprobar su presencia. Si desgraciadamente nuestras sospechas se cumplen, deberemos llevar a cabo el tratamiento correspondiente para erradicarlos.

¿Cómo se contagian los piojos en los niños?

En primer lugar hay que destacar que los piojos ni saltan ni vuelan, lo cual quiere decir, que la forma de contagio es por contacto directo entre las cabezas, hay que pegar una cabeza a la otra para que el piojo pueda moverse libremente. También los niños se contagian por poner la cabeza en algún sitio donde haya quedado algún piojo de la persona infectada o por utilizar algún objeto, como una almohada, sábanas, toallas, peines, una gorra, etc. Por este último motivo conviene que los niños en las guarderías no utilicen peines ni gorras que sean de otros niños.

Piojos en bebés

¿Puede un bebé contagiarse de piojos? La respuesta es sí, en cuanto tiene pelo puede padecer pediculosis sin ningún tipo de problema, ya que los piojos no entienden de edades.

Los bebés se contagian de piojos en las guarderías o escuelas infantiles o por el contacto con un hermano que los tenga. Si se da el caso lo mejor es mantener la calma y ponernos manos a la obra. En función de la edad que tenga el bebé podremos hacer uno u otro tratamiento, ya que hay algunos tratamientos químicos que podemos adquirir en las farmacias que son muy agresivos para la cabeza de un bebé, cuya piel es muy delicada. Es por este motivo que conviene consultar con el pediatra para que nos diga qué camino tomar. Lo más recomendado en el caso de los bebés suelen ser los remedios naturales.

Una vez eliminados los piojos de la cabeza del bebé deberemos limpiar bien a fondo todo lo que ha estado en contacto con él, como sábanas, toallas, gorritos, y su ropita, ya que los piojos fuera del cuerpo humano sobreviven hasta 48 horas.

Protocolos contra piojos en guarderías y colegios

Las guarderías y colegios son los lugares donde más proliferan los piojos debido a la gran cantidad de niños que hay en ellos. Una vez detectado un caso o más de piojos en un aula, los profesores deben avisar al resto de padres para que lleven a cabo un estudio exhaustivo de las cabezas de sus hijos, ya que lo más probable es que estén infectados unos cuantos niños.

Existen una serie de medidas para prevenir los piojos en guarderías y colegios que se deberían seguir:

  • Los niños deben estar informados de cómo se contagian los piojos y qué síntomas se tienen.
  • Si el colegio detecta un caso de un niño con piojos debe informar de inmediato a la familia para que los elimine lo antes posible.
  • Evitar que los niños compartan gorras y cualquier elemento para el pelo, como cintas de pelo, peines, cepillos…….
  • Pedir que las niñas lleven el pelo recogido y el niño el pelo lo más corto posible.
  • Aumentar las medidas de higiene en todas las instalaciones del colegio.

Cómo prevenir el contagio de piojos entre niños

  • Evitar el contacto directo de cabeza con cabeza.
  • Cada niño debe tener su propia toalla y su propio peine o cepillo.
  • Evitar el pelo suelto en el caso de las niñas.
  • Repasar al menos dos veces por semana la cabeza del niño con una lendrera.
  • Utilizar esencias como el romero, eucalipto, aceite de árbol de té, lavanda, esencia pura de lavanda, citronella y geranio.

Remedios caseros para eliminar a los piojos en niños

Hay muchos padres que a la hora de eliminar a los piojos se plantean si utilizar métodos naturales, los mismos que usaban nuestras abuelas, o bien recurrir a productos químicos. Veamos a continuación algunos de los remedios caseros naturales que podemos llevar a cabo para exterminar a estos insectos.

Pomada de mayonesa y vinagre

Mezclando mayonesa y vinagre, de forma proporcional, obtenemos una pasta que además de eliminar los piojos dejará el cabello muy brillante.

Aceite de oliva

Aplicamos el aceite de oliva por todo el cuero cabelludo, ponemos un gorro de plástico y lo dejamos actuar durante toda la noche. Al día siguiente pasamos la lendrera y lavamos bien el pelo.

Aceite de oliva y mayonesa

En primer lugar echaremos aceite de oliva templado sobre todo el cuero cabelludo, lo dejamos actuar cinco minutos y a continuación lavamos el pelo. Ponemos la mayonesa y tapamos el cabello media hora con un gorro de ducha.

Ajo

Trituramos una cabeza de ajo y la mezclamos con medio litro de agua, masajeamos el pelo con el agua que ha resultado durante diez minutos, luego tapamos con un gorro de ducha y lo dejamos actuar toda la noche.

Aceite corporal para bebé

Extendemos el aceite por el cuero cabelludo, lo cubrimos con un gorro de ducha y dejamos actuar durante unas dos horas. Hay que repetir el proceso un día a la semana durante un mes completo.

Eucalipto

Hervimos hojas de eucalipto y con su agua frotamos el pelo del niño.

Vinagre de manzana

Mucho más potente que el vinagre normal, lo mezclaremos con agua caliente y lo aplicaremos sobre el pelo.

Esencia de lavanda

La aplicamos en la raíz del pelo.

Aceite de árbol de té

Sirve tanto para eliminar los piojos de los niños, como para prevenirlos. Lo mezclaremos con agua para eliminar o con champú para prevenir y lo aplicaremos sobre el pelo del niño.

Carritos de bebé
desde 34.99 €
Sillas de paseo
desde 22.73 €
Sillas de coche para bebé
desde 10.90 €

Y mucho más en la tienda