Primer dia de guardería

Una vez tomada la decisión entre ambos padres de dejar a nuestro niño en la guardería, se presenta el temido primer día de guardería, en el que por primera vez dejaremos a nuestro pequeño en un lugar y ambiente nuevos para él. Y decimos 'temido' refiriéndonos sobre todo a los padres, ya que suelen ser los que más miedos y dudas tienen y los que llegan a sufrir más por esta separación forzosa en la mayor parte de los casos.

Primer dia de guardería

En función de cómo sea nuestro niño y en función de su edad, la adaptación puede ser cuestión de unos pocos días o alargarse a un mes o más. También es muy importante la actitud de los padres, que en todo momento debe ser positiva, transmitiendo al niño seguridad. En el siguiente artículo vamos a presentaros una serie de planteamientos que pueden ayudar a que estos primeros días de guardería sean más llevaderos, tanto para los padres como para los niños.

Consejos para dejar al niño el primer día de guardería

La primera vez que dejamos a nuestro hijo en la guardería es un momento duro tanto para el niño como para los padres. Puede darse el caso y es bastante común, que nuestro hijo pueda sentir miedo, sensación de soledad y abandono, desconfianza del lugar, de los profesores y del resto de niños. Es por este motivo que es muy importante, para empezar, que los padres estén presentes durante todo el proceso, incluso desde antes de llevarle a la guardería y sobre todo los primeros días o periodo de adaptación, intentando transmitir al niño en todo momento una sensación de felicidad, confianza, seguridad y alegría. Bajo ningún concepto debemos transmitir al niño nuestros propios miedos e inseguridades, ya que afectarán de manera completamente negativa a la entrada del niño en la guardería, provocando en él un rechazo absoluto a estar en ese lugar. Si antes de dejar por primera vez a nuestro hijo en la guardería, éste ya está acostumbrado a separarse de los padres, será una gran ventaja.

Dejemos a un lado ese sentimiento de culpa que muchas madres y padres tienen y veamos aquí una serie de claves que serán muy útiles para afrontar este primer día de guardería y los posteriores días de adaptación:

  • Periodo de adaptación progresivo: es muy importante llevar a cabo un periodo de adaptación progresivo, es decir, llevaremos al niño un par de horas el primer día, tres horas el siguiente, y así sucesivamente hasta completar la jornada entera. No conviene nunca dejar al niño el primer día las ocho horas, ya que la sensación de abandono le puede acompañar el resto de curso. Hay algunas guarderías, sobre todo las instaladas en colegios, que no permiten hacer esta adaptación progresiva, por lo que conviene saberlo antes de matricular al niño.
  • No dejar de llevar al niño a la guardería ni un solo día durante el periodo de adaptación, ya que si hacemos esto, el periodo se puede prolongar.
  • Conviene que sean los propios padres quienes lleven y recojan al niño durante los primeros días, de esta forma se sentirá mucho más seguro.
  • Motivar al niño: en función de su edad se le puede motivar de muchas maneras mediante una actitud positiva, explicándole el montón de amiguitos que va a tener, dejarle que lleve algún juguete para compartir y enseñar, regalarle su primera mochila, etc.
  • Descanso: el niño debe asistir a su primer día de guardería completamente descansado, si no tiene una rutina correcta de sueño habrá que intentar establecerla antes de llevarle a la guardería, acostándole temprano, ya que un niño cansado tendrá muchos más problemas de adaptación.
  • Fuera estrés: no conviene por las mañanas acudir a la escuela infantil con prisas, añadiendo un estrés extra a la situación, lo que provocará más nerviosismo al niño.
  • Despedidas rápidas: es fundamental, aunque os de pena, despedir de forma rápida al niño y sin hacer dramas, aunque llore (que con toda probabilidad llorará), ya que de lo contrario el niño lo utilizará todos los días para intentar no quedarse con su profesora montando pataletas.
  • Llevar su muñeco: si está permitido en la guardería, sería muy bueno que pudiera llevar “su muñeco”, que le ayudará a no sentirse sólo, dándole seguridad y esencial a la hora de conciliar el sueño en la siesta.
  • Mostrar interés por su nuevo “cole”, preguntándole por sus amiguitos, su profe, sus juegos, sin forzarle nunca a hablar si no quiere.
  • Alabar sus progresos, de esta manera se sentirá importante.
  • No mentirle nunca diciéndole que va a estar un ratito y que enseguida volveremos a recogerle.

Qué artículos llevar el primer día de guardería

La mayor parte de las guarderías nos dirán exactamente qué cosas debemos llevar el primer día para dejar en el centro y qué cosas llevar cada día para nuestro hijo, así como los objetos que están prohibidos.

Los artículos que normalmente nos pedirán en la guardería que llevemos son los siguientes:

  • El niño siempre deberá llevar ropa cómoda, huyendo de los pantalones sin goma, de los vaqueros, o de las camisas, evitando botones. Un chándal cómodo es la mejor indumentaria para asistir a la guardería. También en muchas guarderías se prohíbe el uso de zapatos de cordones, lo mejor son los zapatos con tiras de velcro, para que los niños puedan ponérselos y quitárselos ellos solos. Toda la ropa debe ir convenientemente etiquetada para prevenir pérdidas.
  • Babi.
  • Pañales, la cantidad que nos indiquen en la guardería, suelen ser tres unidades.
  • Toallitas húmedas.
  • Crema para el cambio de pañal.
  • Babero, a ser posible de plástico, para limpiarlo con un paño de forma rápida y cómoda.
  • Biberón en el caso de los bebés.
  • Chupete si lo usa en casa.
  • “Su” muñeco, que le tranquilizará y le dará seguridad.
  • Una muda de ropa entera por si el pequeño tiene algún escape.
  • Una mochila donde el peque pueda llevar todas sus cositas, si tiene ruedas será incluso una experiencia muy divertida para él.

Cómo recoger al niño en sus primeros días de guardería

Llegado el momento de recoger al niño nos encontramos con muchas menos trabas o dificultades en comparación con la hora de dejarle en la guardería, no obstante conviene tener en cuenta una serie de consejos que nos serán de utilidad:

  • Al igual que a la hora de dejarles, es imprescindible evitar los dramas, esos abrazos entre lágrimas como si hiciera meses que no vemos a nuestro hijo.
  • Ser puntuales. Es muy importante ser puntuales en la hora de recogida, sobre todo los primeros días, ya que en caso contrario, si el niño ve que el resto de niños comienzan a irse con sus padres y él no, puede sentirse abandonado.
  • La hora de la recogida es un buen momento para intercambiar algunas palabras con la profesora en caso de que la guardería lo permita (hay algunas que exigen pedir una tutoría para hablar con los profesores). Desde nuestro punto de vista, es muy importante mantener una comunicación fluida con el profesor o profesora, sobre todo estos primeros días, ya que es ella la que nos puede decir cómo ve al niño y aconsejar sobre cómo mejorar la situación en caso de que fuese necesario. Además, si el niño percibe que estamos contentos con el o la profe, él también se sentirá bien.
  • El momento de recoger al peque es también un momento óptimo para entablar conversación con otros padres, intercambiar diferentes puntos de vista y al mismo tiempo que los niños jueguen juntos, ayudándoles a reforzar posibles lazos de amistad.